Las prósperas sociedades modernas procesan los conflictos a través de mecanismos crecientemente complejos. La guerra híbrida es una incipiente manera de dirimir nuevas hegemonías.